Uncategorized

Museo de la guerra en los Caídos

POR ALBERTO IBARROLA OYÓN-

El monumento a los Caídos de la plaza de la Libertad de Pamplona está suscitando graves reflexiones y discusiones enconadas, entrelazadas con la memoria histórica y la verdad, justicia y reparación a las víctimas del franquismo. Este edificio, cuyo nombre oficial en la actualidad es sala de exposiciones/erakusketa aretoa, se erigió en homenaje a los fallecidos del bando sublevado durante la Guerra Civil de 1936/39. Por consiguiente, urge una reutilización, lo mismo que en Alemania, por ejemplo, han reconvertido edificios y sedes nazis en lugares de encuentro cultural, social y político. El derribo sería excesivamente caro y no cambiaría el pasado, inmoble por naturaleza; pero sí exigiría una remodelación de una plaza cuyo actual nombre ya no evoca la podredumbre del fascismo, con unas obras que nadie desea en el barrio pamplonés del II Ensanche. Emprender en estos tiempos de carestía económica una obra pública de esa magnitud en este rincón de Pamplona no parece razonable. El Ayuntamiento pamplonés ha conseguido reducir el déficit público, un logro importante, pero no debe confiarse en exceso; todavía estamos en tiempos de vacas flacas y es preferible invertir en política social y en la normalización del euskera. En mi opinión, aprovecharlo para la rendición de un tributo fidedigno a la Historia podría lograr un consenso mucho mayor.

El oprobio de que Navarra rindiese altos honores a los restos del sanguinario general Mola, así como a los del general golpista Sanjurjo ya no existe gracias al Gobierno del cambio. Los militantes y simpatizantes del PSN deberán preguntarse por qué esto no ha sido posible durante los gobiernos socialistas. En la plaza de la Libertad, uno de los lugares más bellos de la capital navarra, el franquismo ha desaparecido ya. Y si nos remontamos a la decisión que tomó el Parlamento foral en 2003, con la oposición de UPN, de ocultar el ominoso y sectario lema de Navarra a sus muertos en la Cruzada, vemos que la afrenta ha sido en gran parte reparada. Falta todavía, no obstante, eliminar todos los símbolos franquistas que persisten en este edificio, cuya percepción arquitectónica ha mejorado mucho para la ciudadanía desde que ya no alberga los restos de los genocidas. Por ejemplo, no se puede permitir que san Francisco Javier, patrono de Navarra, aparezca en la cúpula dirigiendo a las huestes fascistas. Esa apropiación ilegítima por parte de la derecha fascistizante de los símbolos religiosos deberá ser erradicada.

Durante la contienda fratricida, en lo que se refiere a Navarra, unos cuatro mil quinientos soldados del ejército sublevado, muchos de ellos jóvenes, y adolescentes inclusive, llamados a filas porque tocaba ya su quinta, es decir, reclutas desideologizados, resultaron muertos en el campo de batalla, y fueron asesinados sin frente de guerra, como estrategia militar global en la retaguardia, en torno a tres mil cuatrocientos republicanos. Como la guerra pocas veces ofrece soluciones para nadie, ambos bandos han compartido un grande y prolongado dolor. Por lo tanto, la mejor solución sería, a mi juicio, en el monumento a los Caídos o sala de exposiciones de Pamplona/Iruñea, adecuar un museo de la Guerra Civil, que ofrezca una visión amplia y una aproximación auténtica de ese trágico y luctuoso periodo histórico que, aunque han transcurrido ya ocho décadas, todavía nos concierne y nos interpela. Para ello, un equipo plural de historiadores cualificados y expertos, subvencionado por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona, debería encargarse de recoger todos los testimonios, documentos y materiales correspondientes en orden a montar una exposición permanente donde todos los navarros y navarras podamos aprender sobre nuestro pasado, donde la reconciliación sea por fin posible y las disputas políticas y partidistas no desemboquen ya más en el paroxismo ni en la confrontación permanente e irreductible.

El autor es escritor

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s