Uncategorized

Firmes contra el terrorismo yihadista

POR ALBERTO IBARROLA OYÓN

Numerosas organizaciones armadas han empleado la extorsión y el asesinato como medios para alcanzar objetivos políticos. La sociedad vasca sabe muy bien lo que supone convivir con el fenómeno terrorista. Pero esa lamentable y dolorosa experiencia no resta ni un ápice del sobrecogimiento y el estupor que produce la locura perversa del terrorismo yihadista, tan demoniaco como deshumanizante. La sociedad occidental se enfrenta a uno de los episodios más trágicos y tenebrosos de su historia reciente. Que esos cruelísimos atentados tengan un carácter tan indiscriminado estremece doblemente y nos convierte a todos los y las occidentales en potenciales víctimas de esos dementes y posesos, criminales abyectos, malvados asesinos que blasfeman el santo nombre de Dios en cada crimen horrendo que perpetran contra otros seres humanos. La locura, que puede encerrar un generoso y altruista quijotismo, no justifica esos actos horripilantes; es la perversidad lo que mejor les define. Son auténticos psicópatas.

En algún artículo anterior, lo mismo que han hecho otros, he señalado a Bush, Blair y Aznar como directamente responsables de lo que sucede y he propuesto – desde mi obligada modestia- la justicia social y la equidad entre países y civilizaciones como remedio ante las radicalizaciones que han producido las invasiones de Afganistán e Irak. Pero pienso también que se deben tomar ya medidas más urgentes y pragmáticas para enfrentarse al autodenominado Estado islámico. El no a la guerra que tantos suscribimos no puede suponer la inoperancia, la parálisis, la indefensión, ni la impotencia de Occidente frente al terror yihadista; los gobiernos tendrán que ser capaces de afrontar este terrible problema con eficacia y resolución. A mi juicio, se debería poner el énfasis en impedir el tráfico ilegal de armas y en agostar las fuentes de financiación de estos grupos terroristas, y en establecer una rigurosa vigilancia sobre los individuos adscritos al yihadismo, pero no en bombardear a la población civil ni en castigar a los musulmanes. Ser musulmán no puede convertirse en un estigma terrible, aunque se deberá exigir a los fieles de esta religión que hagan prevalecer su interpretación pacifista y de amor a la vida humana frente a los que propugnan el odio y la violencia. Los propios islamistas tienen que hacer frente a esos asesinos y a esas organizaciones terroristas que les dejan en una posición tan delicada ante las sociedades que les han acogido. Al intelectual le resulta fácil distinguir entre el Islam y ese yihadismo bárbaro, pero el ciudadano de a pie tal vez no disponga de toda la información, tal vez se deje llevar en su juicio por el escandaloso número de muertos, por lo absurdo de esas muertes, por lo irracional y salvaje de esos atentados. A cada Sura del Corán le precede un epígrafe en que a Alá se le denomina el Compasivo y el Misericordioso; en la Sura 85, aleya 14, por ejemplo, se le menciona así: “Él es el indulgente, el lleno de amor”. No se puede en nombre de la compasión, la misericordia, la indulgencia y el amor aprobar esas matanzas indiscriminadas de seres humanos inocentes.

Mientras tanto, es de esperar que las sociedades occidentales en su conjunto, vuelvan a posicionarse con firmeza frente al terrorismo, sea del signo que sea, y que, lo mismo ahora que siempre, además de la indispensable labor policial, que ha de ser meticulosa y eficiente en extremo, así como respetuosa con los Derechos Humanos, para lo que se requieren medios suficientes, se cree un frente cívico que combata a quienes cometen esos horrendos crímenes, tan execrables y reprobables como disparatados e ilógicos. La multitud de ejemplos de lucha y resistencia frente a las injusticias de todo tipo nos preceden y nos muestran el camino a seguir: el del compromiso con la paz y el rechazo a la violencia.

El autor es escritor

www.noticiasdenavarra.com

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s