Uncategorized

Libertad a los cautivos

POR ALBERTO IBARROLA OYÓN – Domingo, 28 de Febrero de 2016 –

El debate interno que la izquierda abertzale mantuvo con tanta intensidad en el 2009 y 2010, y que desembocó en el anuncio del final definitivo de la actividad armada de ETA en 2011, ha terminado con el terrorismo de corte revolucionario en el Estado. Esta afirmación, de no haberse producido tan tardíamente, nos habría ilusionado mucho en otra época, pero el hastío llegó a tal punto, la barbarie fue tal que simplemente pensamos y sentimos que hemos recuperado una normalidad de la que nunca deberíamos haber carecido. Y, sin embargo, varias generaciones de vascos y vascas solo habíamos conocido la realidad de nuestro país con extorsiones, secuestros, asesinatos y, por ende, agrias y virulentas disputas en los centros educativos y de trabajo y hasta en los círculos íntimos. El terrorismo de ETA, de Estado y la violencia parapolicial y de los grupos de extrema derecha han ocasionado muchos más damnificados que los aparecidos en las listas de las asociaciones de víctimas. La sociedad en su conjunto ha padecido esa lacra y los propios terroristas han sufrido las consecuencias nefastas de la ideologización de la violencia política al haber quedado atrapados en sus propias redes, puesto que también los militantes de ETA han actuado por patriotismo si bien, en mi opinión, mal entendido. El genial Miguel de Cervantes puso en boca de don Quijote estas palabras: “Es dulce el amor de la patria”, pero ni siquiera la represión policial, la situación política y social injusta o la discriminación de la cultura autóctona justifican los asesinatos; sin olvidar que en este sentido los atentados de ETA han sido del todo contraproducentes. Pero las reivindicaciones independentistas tampoco merecen la represión, ni la tortura, ni las persecuciones políticas, sociales y policiales que parten desde antes del franquismo, que en la dictadura nacional católica se ejecutaron con especial saña, se mantuvieron en el periodo pseudemocrático vigente, y que de algún modo continúan todavía cuando se le niega a la izquierda abertzale, así como a otras fuerzas políticas de izquierda, legitimidad para gobernar aunque la ciudadanía así lo decida.

A pesar de que en el pasado su relación con ETA se manifestó con claridad en la ponencia oldartzen, que planteaba la socialización del sufrimiento, la generación actual de líderes y lideresas abertzales ha contribuido de forma decisiva al fin del terrorismo, y se deduce del último comunicado del EPPK que no les habrá resultado sencillo. La tesis de que el fin de ETA lo ha logrado solo la eficacia policial no se sostiene si consideramos que asesinó en su última etapa a personas muy desprotegidas cuando los propios terroristas han debido de saber siempre que pasarían en la cárcel una buena temporada. Una vez que han quedado libres por decisión de los tribunales, los dirigentes abertzales están en su derecho de seguir defendiendo la unidad política y la soberanía de Euskal Herria pero por medios pacíficos y democráticos. Como no guardan grosso modo deudas pendientes con la Justicia, su responsabilidad moral por las muertes de ETA se convierte en una cuestión casi personal, íntima, ligada a la voz de su conciencia. No son los únicos que han situado el concepto de nación sobre todo lo demás. Existe un nacionalismo español exacerbado que añora su pasado imperial, que justifica el genocidio de los pueblos indígenas americanos, que niega el carácter militar de la conquista del Reino de Navarra, que avala la expulsión de los moriscos y de los judíos sefardíes, que reivindica la pervivencia de la Inquisición durante siglos de intolerancia y fanatismo y que, entre otros episodios violentos, busca legitimar los crímenes de lesa humanidad perpetrados durante el franquismo. Esto no es óbice para que permanezca la exigencia ética de un rechazo rotundo a la violencia que ETA ejerció, lo mismo que a otros tipos de violencia, aunque innegablemente hayamos entrado en una nueva era.

El autor es escritor

   www.noticiasdenavarra.com

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s