Uncategorized

CRIMINALES DE GUERRA

En 1991 las empresas armamentísticas forzaron la primera guerra de Irak, justo al año siguiente de que cayera el Muro de Berlín y se pusiera fin a la Guerra Fría y al espectacular negocio que había supuesto durante décadas. La guerra de los Balcanes otorgó un aliento a esas empresas, pero una vez concluida, se llevó la guerra esta vez a Afganistán e Irak, tomando como excusa los atentados terroristas de las Torres Gemelas. La estúpida foto de las Azores de 2003 prolongó e incrementó una espiral de violencia en Oriente Próximo que continúa hasta nuestros días. Los tres arrogantes mandatarios occidentales que la promovieron: George W. Bush, Tony Blair y José María Aznar deberían haber sido juzgados por el Tribunal Internacional de la Haya como responsables de emprender guerras ilegales bajo premisas falsas y maliciosos engaños a la opinión pública, con el único fin de favorecer los intereses económicos de sus círculos. Este contexto de promoción de la industria armamentística, además de la pugna por el dominio de los recursos energéticos, determina la política exterior de los países occidentales. La relación causa/efecto entre estas políticas belicistas y los atentados yihadistas resulta innegable.

Los gobernantes occidentales piensan que exportar la guerra a los países menos desarrollados no acarreará consecuencias para Occidente, pero la realidad nos demuestra que se equivocan. Previsiblemente, el nuevo conflicto bélico en que quieren embarcarnos ha de provocar más radicalizaciones y, por consiguiente, nuevos atentados y nuevas víctimas. Además, en un ejercicio de cinismo, los mandatarios occidentales obvian que los autores son, en muchos casos, individuos con nacionalidad europea, nacidos en Occidente aunque de origen y cultura árabes. Estamos de acuerdo en que hay que combatir al autodenominado Estado islámico, pero el modo de hacerlo nunca debería ser castigar a la población civil de aquellos países con bombardeos indiscriminados. Avergüenza que los políticos hayan tenido que esperar a que sucedan tragedias terribles en el corazón de Europa para que se conciencien del enorme riesgo y la inmoralidad de comerciar con terroristas.

Los motivos religiosos no son determinantes en esta nueva guerra. Que se encubra todo este fatídico juego militarista y economicista en la religión, ya sea cristiana, ya sea musulmana, solo demuestra las altas cotas de cinismo y de hipocresía con que se abordan todos los temas asociados al afán de capital y al orgullo de la identidad nacional. Obviamente nadie, ya sea de la religión que sea, excepto criminales dementes o psicópatas, puede concebir que la divinidad apruebe los asesinatos ni colectivos, ni selectivos, ni de ningún tipo, puesto que todas las religiones, también el Islam, coinciden en que Dios es amor. El término yihad remite a la lucha espiritual y religiosa, pero también los sindicatos de clase y otras organizaciones apelan legítimamente a la lucha y no por eso recurren ni mucho menos al asesinato ni al terrorismo.

Las causas económicas, sociales e identitarias sobrepasan cualquier explicación o exégesis teológica. La inexistencia de un futuro para las poblaciones de aquellos países donde la guerra forma parte de la cotidianidad y para amplios colectivos de migrantes con una perspectiva vital de marginalidad, desempleo, exclusión y la humillación social y nacional más lacerante sirve de abono para las frustraciones que conducen a los radicalismos. La solución a este grave problema del terrorismo yihadista no pasa por la guerra, sino por la aplicación efectiva de unas políticas encaminadas a establecer una mayor justicia social que acarree una paz verdadera y duradera. La guerra, muy al contrario, agravará la situación y creará más inseguridad y más violencia.

POR ALBERTO IBARROLA OYÓN – Sábado, 26 de Diciembre de 2015 –

www.noticiasdenavarra.com

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s