Uncategorized

EL ABORTO, UN ASUNTO DELICADO

POR ALBERTO IBARROLA OYÓN – Martes, 6 de Octubre de 2015 –

Las diferentes ideologías, religiones y corrientes filosóficas y de pensamiento han influido en la formación de la conciencia social e individual de los seres humanos desde la antigüedad. La humanidad ha mostrado lo mejor de sí misma a través de la necesidad de dotar a la convivencia de valores éticos. La justicia se ha revelado desde antaño como una necesidad social. Sin embargo, los puntos de vista sobre qué es lo justo difieren según los distintos grupos sociales y los individuos. Dada la gran variedad de propuestas éticas, se puede afirmar que cada ciudadano está obligado, ante todo, a ser coherente consigo mismo, con su propio código moral escogido libremente desde la libertad de conciencia, ya sea abrazando una ideología o religión o filosofía con fidelidad y ortodoxia, ya sea de un modo más ecléctico o sincrético tras haber bebido de diversas fuentes. En cualquier caso, las decisiones realmente importantes o trascendentes las han de tomar los individuos de acuerdo con su propia conciencia, con responsabilidad y madurez.

En la cuestión de la interrupción voluntaria del embarazo, la jerarquía de la Iglesia católica, que sin duda tiene derecho a proponer un modelo de conducta determinado, pretende imponer su doctrina moral al conjunto de la sociedad desde un punto de vista político, sin advertir que en la actualidad no está formada únicamente por católicos, sino que en ella se integran cristianos no católicos, musulmanes, budistas… y también agnósticos y ateos. El Estado debe legislar para creyentes y no creyentes. Aunque la proyección pública de la religión no se puede negar, la separación entre Estado e Iglesia ha de ser efectiva, pues constituye un principio democrático incuestionable. Por otro lado, hay que subrayar que la función de los religiosos es muy diferente a la de los políticos; cada uno de ellos desempeña un papel social muy delimitado.

Nadie propone que se le obligue a ninguna mujer a interrumpir su embarazo. Tampoco se trata de utilizar el aborto como un método anticonceptivo, aunque en ningún caso tomar la píldora del día después se podrá definir como abortar. Podríamos estar de acuerdo en que conviene reducir el porcentaje de embarazos no deseados y, por lo tanto, de abortos. Pero la Iglesia y los grupos ultra católicos no pueden asegurar que esa reducción se vaya a producir como consecuencia de una prohibición taxativa. Existen otros recursos más eficaces. Se puede hacer mucho más desde las instituciones para que la mujer no se tenga que enfrentar a ese desagradable dilema. En este sentido, urge aprobar una legislación laboral que favorezca una maternidad compatible con el empleo y la carrera profesional; se manifiesta como una exigencia democrática de primer orden. En el presente, el embarazo suele suponer el despido fulminante o la no contratación. En las entrevistas de trabajo las mujeres se ven obligadas a ocultar sus deseos de ser madres. ¿Por qué no se pone el énfasis en denunciar esa terrible injusticia laboral? Por otro lado, una educación sexual en los centros educativos basada en fomentar la responsabilidad individual prevendría muchas conductas de riesgo.

Mientras se sigan produciendo abortos, la sanidad pública deberá responder a esa demanda, pues nunca podrá ser la alternativa para abortar o no abortar el nivel de renta familiar. Tampoco se podría tolerar que hubiese clínicas clandestinas donde se realizara esa operación sin garantías médicas para la paciente. En realidad, lo que pretende la derecha al proponer una prohibición que la mayoría de la sociedad no demanda, además de la búsqueda del voto ultraconservador, es castigar a las clases más humildes, ya que las familias pudientes seguirían gozando de libertad para decidir si sus mujeres van a abortar o no. Y es que en este tema hay mucha hipocresía.

El autor es escritor

www.noticiasdenavarra.com

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s