Uncategorized

EL NEFASTO LEGADO DE BARCINA

POR ALBERTO IBARROLA OYÓN – Domingo, 30 de Noviembre de 2014 – Actualizado a las 06:06h

(1 voto) | ¡comenta! Mail
Barcina debió dimitir como presidenta del Gobierno de Navarra en cuanto rompió el pacto con el PSN. Gobernar en minoría, protagonizar un agrio enfrentamiento con el Parlamento durante prácticamente toda la legislatura y el rechazo consecutivo de los presupuestos ha incidido en el desgobierno y el caos. Además, el escándalo de los sobresueldos de la Can, el caso Goicoechea y, en definitiva, el enriquecimiento personal afanado descartan una vocación de servicio a la ciudadanía en Barcina y en sus colaboradores. Lo último que hemos podido saber, que cobraban por escuchar conferencias, resulta aún más vergonzoso si cabe. Nadie puede pensar, ni siquiera sus propios correligionarios, que esos cobros estén legitimados.

Por otro lado, los dirigentes socialistas navarros, una vez que Barcina expulsó a Jiménez del Gobierno, apostaron por desbancarla de la presidencia, y lo han conseguido aunque su dirección también ha cambiado de nombre, condición, tal vez, inexcusable para que la presidenta haya aceptado no presentarse a la reelección. Al PSN le gustaría aliarse de nuevo con un UPN que haya elegido otro candidato diferente a Barcina, la renuncia a los principios democráticos que lo caracterizaron en un pasado relativamente cercano no tiene retorno, es casta, viejo régimen, un partido institucionalizado, acepta la monarquía, el capitalismo imperialista y rechaza la unión de las cuatro provincias vascas de Hegoalde. Pero el partido socialista no engaña ya a nadie y el derrumbe electoral al que se ve abocado le impediría volver a ser la clave de la gobernabilidad en Navarra. Su lugar lo ocuparían otras formaciones políticas cuyo proyecto no converge con el de la derecha regionalista.

Barcina deja un legado catastrófico. Como alcaldesa de Pamplona se enfrentó con virulencia a los diversos colectivos populares para sacar adelante obras públicas que han endeudado el Ayuntamiento más de lo conveniente. En aquellos días los rumores sobre las adjudicaciones nepotistas eran vox pópuli. En su etapa al frente del Gobierno, a modo de broma sarcástica, ante informes cualificados que destacan un aumento preocupante de la pobreza y la corrupción, anunció el fin de la crisis, algo que contradicen los últimos pronósticos cuando previenen sobre una posible nueva recesión. Frente a esta situación de inoperancia y desorientación de la acción gubernativa, Barcina ha tenido muchas oportunidades de convocar elecciones anticipadas y marcharse, pero ha antepuesto su interés personal al interés general de la ciudadanía navarra. Esta actitud egoísta su partido la pagará cara en las próximas elecciones forales, según el Navarrómetro. Cuesta creer que UPN pierda tanto apoyo electoral, pero ¿a quiénes puede doler, por ejemplo, el expolio de la Can más que a los propios simpatizantes de la formación regionalista?

La que se presentaba como una política brillante ha resultado ser un fiasco y pasa a formar parte de la Historia de Navarra como una presidenta oscura, de carácter controvertido y con pésimos resultados en su gestión, además de no haber entendido nunca la idiosincrasia navarra, de la que no se puede excluir el componente vascón aunque no se sea nacionalista. Deplorable balance para alguien que pretendía perpetuarse en el poder. Ahora bien, su periplo vital por tierras navarras no ha sido del todo infructuoso: personalmente se ha enriquecido. La ciudadanía, en cambio, ante su herencia política muestra una profunda preocupación y se queda a la espera de conocer las verdaderas causas de una espantada cocinada en conversaciones privadas y secretas de cuyo contenido todavía se conoce muy poco. Pese a todo, en el horizonte se vislumbra cierta esperanza: el fin de la era Barcina significa el cierre de un periodo sombrío de nuestra historia reciente, amaia hasiera delako.

El autor es escritor

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s