Uncategorized

El idealismo en Catalunya

POR ALBERTO IBARROLA OYÓN – Lunes, 15 de Septiembre de 2014 –

HAY quien reduce la cuestión soberanista catalana a números y argumenta que el resultado del proceso depende de cómo perciba el pueblo catalán la situación económica. Se razona que Catalunya quedaría fuera de la UE, que las empresas se marcharían, que sufriría un colapso económico; pero, naturalmente, el veto europeo no duraría siempre y, ya independiente, tarde o temprano se la admitiría irremediablemente como miembro de pleno derecho en todos los organismos internacionales. La cuestión estribaría en saber cuántos años estaría Catalunya fuera del euro y qué coste supondría para la economía catalana esa travesía del desierto. Sin embargo, quien lo reduce a términos económicos simplifica en demasía la naturaleza humana, capaz de los actos más heroicos, más altruistas y más generosos, muchas veces, como es el caso, por su país, pero también por otros conceptos, como la fe, la justicia o la libertad. El amor a la patria ha dado a la Historia hechos altamente reprobables, crímenes horrendos, como los del nazismo; pero, del mismo modo, sabemos de quienes han sacrificado la propia vida inclusive para sacudir el yugo que oprimía a sus compatriotas, para que su país alcanzase la justicia y la libertad. Recurrir únicamente a argumentos económicos para apaciguar los fervores patrios de los catalanes se asemeja a intentar apagar una estrella con una manguera. El ser humano es capaz de lo peor, pero también de lo mejor.

En Madrid, tal vez, no se entiende que una mayoría de catalanes siente que su única nación es Catalunya. Este sentir no conlleva inexorablemente una demanda de independencia, pero, ante los desaires recibidos por parte del Gobierno español y del Tribunal Constitucional, en eso ha derivado. Quizás PP-PSOE consiga frustrar la celebración de la consulta soberanista del 9 de noviembre, pero nunca podrá someter al pueblo catalán, ni podrá eliminar la idea y el sentimiento que lo impulsan a la construcción de un estado propio. Veremos a qué está dispuesta la sociedad catalana. Probablemente a mucho más que algunos políticos cómodamente instalados en las ganancias materiales que conlleva detentar el poder.

El presunto caso de corrupción supuestamente protagonizado por el expresident Jordi Pujol parece desdecir cualquier referencia al idealismo catalán. Sin embargo, la responsabilidad no recae ni en el pueblo de Catalunya ni en el movimiento nacionalista, sino en quien ha cometido el fraude, en el caso de que éste se haya producido. En este proceso, la sociedad catalana ha de ser su propia vanguardia, y sus líderes cualificados timoneles sustituibles que la guíen a través de la tormenta. Quienes han votado tradicionalmente a CiU deben de atravesar momentos de desánimo, tal vez de angustia. Confiar en un líder o en un partido político cada vez resulta más difícil. Todos no son iguales, es cierto, pero las decepciones y los fiascos dejan huella. Al parecer, Jordi Pujol ha engañado a la ciudadanía, pero tendrá la oportunidad de explicar sus actos en sede parlamentaria. Algo tendrá que decir. Escuchémosle.

Los grandes logros, tanto en la vida como desde el punto de vista nacional, se consiguen gracias a enormes esfuerzos. En realidad, todo lo que vale la pena implica un sacrificio. Si el pueblo catalán aspira a la soberanía, ha de conseguir superar multitud de obstáculos. La perspectiva de atravesar dificultades no debe desalentarlo. Esto la sociedad catalana, impregnada de los más nobles ideales, lo sabe; pero no está de más recordárselo a quienes consideran el dinero un fin en sí mismo. Se percibe que Catalunya anhela libertad, justicia y más prosperidad, principios muy elogiables y que merecen un mayor respeto que el mostrado por algunos políticos españoles.

El autor es escritor

http://www.deia.com

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s